Metodología de las asambleas on-line

Desde el año 2011, y con la intención de fomentar la asiduidad de asambleas y la "asistencia" del mayor número posible de afiliados a las mismas, la AAPRI ha desarrollado un método para celebrar las asambleas on-line. En lugar de ser una asamblea presencial convocada un día a una hora concreta, se trata de un conjunto de debates de una o varias semanas de duración a los que tendrán acceso exclusivamente los afiliados, de forma que cualquiera de ellos podrá (y debería) contribuir con sus comentarios.

La metodología es la siguiente:

  1. La asamblea se convoca públicamente, en la portada de la web y de forma destacada en la parte superior del listado de noticias. En la descripción de la asamblea vendrán explicados con precisión todos los períodos de tiempo que aquí se explican.
  2. Durante un primer período de tiempo, los usuarios de la junta directiva tendrán la posibilidad de añadir puntos al orden del día. Podrán adjuntar uno o varios ficheros si así lo estiman oportuno.
  3. Desde el mismo momento en que un directivo cuelga un punto del orden del día, el resto de afiliados puede leerlo y comentarlo, ya sea para expresar conformidad, desacuerdo o puntualizar algún aspecto. Éste es el meollo de la asamblea: la participación de los afiliados. Gracias a que no es una asamblea presencial, no habrá interrupciones y todo el mundo podrá aportar opiniones sin limite alguno.
  4. Pasado el primer período de tiempo, se dejará una semana adicional donde ya no se podrán añadir nuevos puntos al orden del día, pero sí se podrá continuar debatiendo en los existentes. Además, si es necesario realizar una votación en alguno de los puntos, se habilitará(n) la(s) encuesta(s) correspondiente(s) y todos los afiliados podrán votar hasta finalizada la semana extra.
  5. Por último, se creará un último punto del orden del día, el preceptivo de Ruegos y Preguntas, en el que se podrá debatir durante un tiempo determinado sobre cualquier aspecto que se haya quedado en el tintero.
  6. Una vez terminada toda la participación por parte de los afiliados, sólo queda que la directiva aporte un documento de conclusiones/acuerdos/compromisos, y la asamblea quedará definitivamente cerrada, aunque siempre accesible para cualquier afiliado.